Roberto Clemente y Jan Mateo: ejemplos de lucha en contra del racismo

2023-11-07T21:13:00.000-04:00

Este viernes pasado, un joven negro, jugador de fútbol, fue insultado durante un juego de nuestra liga atlética intrauniversitaria, conocida como LAI. Esto sucede en Puerto Rico, lamentablemente, ya como una costumbre de ofender con insultos racistas en muchas actividades deportivas. También sucede en otras partes del mundo y lo vemos contra jugadores negros y jugadoras negras en Europa y en otros países.

Aquí en Puerto Rico se denunció también, no hace mucho, una situación parecida contra una jugadora de vóleibol, Shelly Ferrer, a quien también le gritaron como a este joven, ‘mona’, y a él, ‘mono’. Anteriormente recuerdo varias denuncias hechas por jugadores negros en juegos de baloncesto y otros deportes, aquí en Puerto Rico.

Es una especie de obsesión de gritarle a las personas negras, ‘mono’ o ‘mona’. Yo he tomado varias turnos aquí diciendo las veces que incluso yo recibo insultos racistas donde me llaman ‘mona’. Personas que puede ser que no estén de acuerdo con lo que yo piense, pero en vez de diferir con respeto, deciden utilizar insultos racistas.

Ahora este joven, Jan Mateo, sufre ataques verbales racistas durante este juego de fútbol entre equipos de nuestra Universidad de Puerto Rico, lamentablemente.

Esos insultos de decirle a las personas ‘mono’ o ‘mona’, esos insultos comunes, racistas, no deben tener ningún tipo de espacio, no solamente en la Universidad y en los diferentes torneos deportivos, sino en ningún sitio de Puerto Rico. Es una especie de permiso que alguna gente cree que tienen para, sin vergüenza alguna, insultar con epítetos racistas a las personas.

Jan estuvo esta mañana en nuestra oficina, y conversamos un buen rato con él. Me impresionó su aplomo, su madurez para un joven de unos 20 años, y conversamos sobre esta situación y cómo él se sintió y se siente. Me impresionó muchísimo su determinación de no aceptar que esto siga ocurriendo como si nada estuviera pasando. Como él mismo dice, no es posible y no es aceptable que esta conducta se normalice.

Hablamos de que no puede verse como algo normal, y que estos insultos racistas, que pueden provocar incluso hasta miedo, deben ser sin duda expuestos, rechazados, y sobre todo, la Universidad de Puerto Rico en este caso, y todas las instituciones, incluso las instituciones deportivas, debe asumir responsabilidad sobre estas situaciones.

Él está agradecido de las muestras de apoyo que ha recibido y espera que la Universidad de Puerto Rico haga una investigación y tome todas las medidas para que no suceda más: que eduque a los estudiantes y a las estudiantes, al público, a personas directivas y a otras personas que tienen que ver con la organización de actividades, sobre qué deben hacer en estas situaciones.

Jean Carlos tiene el número 21 en su uniforme de fútbol. Eso me llamó muchísimo la atención y le pregunté. No es casualidad: él tiene el número que Roberto Clemente usaba en el béisbol. Lo lleva allí en su pecho. Hablamos de la fuerza que le da tener el número de Roberto Clemente, porque él sabe que como Roberto Clemente, Jan también está sufriendo racismo, pero también lo va a combatir y lo va a denunciar.

Y al igual que Roberto Clemente, lo seguirá denunciando donde quiera que sea necesario, para que no sea el miedo y la humillación lo que detenga a más jóvenes negros y negras, a nuestra niñez y juventud afrodescendientes, en su quehacer deportivo o en cualquier otra actividad que lleven a cabo.

Así que mi felicitación a Jan por su aplomo, pero sobre todo por su interés de denunciar y de seguir hacia adelante. Sin duda, desde aquí volvemos a decir no al racismo en Puerto Rico y en todas partes del mundo.


Turno inicial en el hemiciclo

Donativos