Verdades Inventadas: La Demagogia Implacable del PNP

2024-05-09T07:39:00.000-04:00

Desde el 2021, el Partido Nuevo Progresista (PNP) ha tejido una narrativa persistente y desacreditada: la inscripción masiva de estudiantes universitarios en San Juan para las elecciones del 2020. En el epicentro de esta afirmación se encuentra el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) y su coordinador, Manuel Natal, señalado como el arquitecto de esta presunta estrategia de manipulación electoral. Sin embargo, más allá de ser una táctica política, esta afirmación resalta un peligroso patrón de desinformación y demagogia que continúa resonando en el panorama político actual. En medio de una realidad donde la verdad parece ser moldeada a conveniencia, es crucial desentrañar el entramado de mentiras absurdas que, lejos de desvanecerse con el tiempo, persisten como una sombra sobre el debate público.

Durante tres años, personajes de la política como Edwin Mundo y Juan Oscar Morales han perpetuado la amenaza de recusar a 7,000 jóvenes estudiantes en San Juan, una afirmación que se ha convertido en un mantra político. Sin embargo, esta narrativa destaca una paradoja evidente: los mismos que acusan de manipulación electoral parecen proyectar sus propias tácticas cuestionables sobre otros. Y por aquí se cuela el viejo refrán: el ladrón juzga por su propia condición.

Bajo nuestro sistema electoral, sólo los oficiales designados por el Partido Nuevo Progresista (PNP) y el Partido Popular Democrático (PPD) tienen la autoridad para inscribir electores. Esta circunstancia pone en tela de juicio la veracidad de las acusaciones y resalta la hipocresía de quienes propagan esta historia. En lugar de abordar los problemas reales que enfrenta nuestra sociedad, se opta por alimentar una ficción conveniente que socava la confianza en nuestro sistema democrático. Es hora de despojarnos de estas narrativas distorsionadas y concentrarnos en construir una nueva política basada en la verdad y la responsabilidad.

La desinformación del PNP alcanza límites risibles al afirmar que Manuel Natal inscribió casi el 80% de los estudiantes activos en el recinto universitario de la UPR en Río Piedras. Con un poco sobre 10,000 alumnos matriculados, según datos reales, la extravagante noción sólo podría interpretarse como un intento burdo y desesperado de desacreditar al Movimiento Victoria Ciudadana.

Los datos revelan una realidad incuestionable: el ínfimo porcentaje de jóvenes recusados por el PNP en San Juan actualmente apenas llega al 4% del total de casos, contrarrestando la retórica del partido que insiste en señalar a esta población como principal objetivo de sus acciones.

Es patente que el PNP no tiene la menor intención de salvaguardar la democracia; más bien, utiliza la CEE como mero instrumento de represión y manipulación de los derechos de la oposición. No podemos subestimar el impacto devastador que supone el proceso de recusación, pues implica la privación del derecho al voto de la ciudadanía afectada. Esto no solo socava la integridad del proceso electoral, sino que también mina la confianza pública en la transparencia que debe caracterizar a toda elección. El PNP recurre desesperadamente a estas tácticas de manipulación para sobrevivir. Es momento de que la ciudadanía les diga BASTA y reafirme su compromiso con procesos electorales transparentes, rompiendo el ciclo de desinformación y manipulación instigado por el PNP. Exijamos una reforma electoral que garantice la participación ciudadana y un sistema democrático más justo y accesible. Para lograr este cambio, es imprescindible inscribirse, participar y votar en noviembre, eligiendo representantes con la voluntad política necesaria para impulsar las reformas urgentes que nuestro país necesita.

Donativos