El sueño de Martin Luther King y la pesadilla neoliberal

2023-08-31T20:42:00.000-04:00

En Estados Unidos se ha celebrado durante esas semanas en diferentes lugares el 60 aniversario de la marcha a Washington, en la que Martin Luther King ofreció su famoso discurso "I have a dream."

Y es bueno recordar que el nombre de esa marcha era "For Jobs and Freedom" — por el empleo y la libertad — porque King y sus colaboradores ya entendían que la libertad queda muy recortada si no se le acompaña con las condiciones materiales que la sustentan. La libertad sin salud, sin educación, sin empleo, sin ingreso, sin cuido de los niños y cuido de los envejecientes, sin infraestructura apropiada para las comunidades, es una libertad muy recortada. Por eso había que luchar por el empleo y por la libertad. Por las dos cosas a la vez. Había que pasar de la lucha contra las formas más claras del racismo, como la segregación racial que existía en el sur, a otras formas de racismo en el norte que no eran la segregación oficial, pero que eran igualmente nocivas.

Y Martin Luther King pretendía incorporar a esa lucha todas esas cosas que he señalado, no solo a las comunidades negras, sino a todos los desposeídos y trabajadores y trabajadoras, porque no son solo las comunidades negras las que necesitan las cosas que acabo de mencionar.

Es bueno recordar que cuando lo asesinan en 1968, King está en la ciudad de Memphis para ir a apoyar una huelga de los trabajadores del recogido de basuras en esa ciudad. Esa lucha de Martin Luther King se plasmó también en un documento que se conoció como el Presupuesto de la libertad, el "Freedom Budget," que precisamente planteaba como propuesta de presupuesto para el gobierno federal que el Estado se hiciera responsable de garantizar a todo el mundo el empleo, mejores salarios, vivienda adecuada, cuidado de salud adecuado, educación adecuada, la infraestructura de las comunidades, el cuido de la niñez, el cuido de los adultos mayores.

Como se ha señalado, lo que vino después de la muerte de King y a partir de la década del 70 en los Estados Unidos, con la elección, por ejemplo, del presidente Ronald Reagan y todos los sectores conservadores que empiezan a predominar en Estados Unidos, es lo opuesto del sueño de Martin Luther King.

Es lo opuesto de las propuestas del Freedom Budget.

Y por eso hoy, 60 años después del discurso de Martin Luther King, tenemos una mayor concentración de la riqueza en pocas manos que hace 60 años.

Por eso hoy, 60 años después de la muerte de Martin Luther King, en vez de estar retrocediendo, vemos que el racismo lo que hace es avanzar y generalizarse.

Por eso vemos que la desigualdad económica y social hoy es más profunda que era hace 60 años.

Esos son los resultados de 40 años de políticas neoliberales. Tristemente, la agenda de King, lejos de ser una cuestión histórica, todavía es una cuestión que está pendiente.

El Movimiento Victoria Ciudadana, en este momento de conmemoración de esta gran movilización hace 60 años, reafirma su compromiso con ese sueño de Martin Luther King.

Frente al caos del mercado, que lo podemos ver retratado en el caos de nuestro sistema de salud privatizado, defendemos la planificación democrática de nuestros recursos.

Frente a la precariedad, defendemos la seguridad de empleo.

Frente a la dictadura patronal, defendemos los derechos de los trabajadores y la organización de los trabajadores.

Frente a la carga de la precariedad y el desempleo, defendemos la seguridad de empleo.

Frente a la destrucción ambiental, defendemos la protección del ambiente por encima de la ganancia privada e individual.

Frente al problema del sobretrabajo, defendemos la reducción de la jornada laboral y de la semana laboral.

Nos comprometemos a seguir luchando por ese sueño de Martin Luther King — tenemos que luchar contra la pesadilla neoliberal que hemos estado viviendo.

Muchos hoy celebran la figura de Martin Luther King. Recordemos que en otra época se decía sobre él lo que hoy se dice sobre movimientos como el nuestro: que son subversivos, que son comunistas, que son socialistas. No tenemos ningún problema con esas descripciones que se hacen sobre nosotros, porque ellas también se hicieron de Martin Luther King y los que organizaron esa gran marcha hace 60 años.

 

Donativos