¿Direcciones encontradas?

2023-10-08T21:12:00.000-04:00

El Movimiento Victoria Ciudadana representa algo distinto en la política puertorriqueña. No se define alrededor de la defensa de una opción de estatus. Rechaza la relación colonial existente. Propone un mecanismo para descolonizar a Puerto Rico (la asamblea constitucional de estatus) y en sus filas hay personas que defienden la estadidad, la libre asociación y la independencia.

En una columna reciente, Carlos Diaz Olivo describe a Victoria Ciudadana del siguiente modo: “amalgama compleja de facciones que hala simultáneamente hacia direcciones encontradas”. Y añade que “algunos de los protagonistas del elenco político del MVC”, como el autor de esta nota, participan activamente en un “frente anticapitalista”. De nuevo, se confunde la diversidad con la incoherencia. Victoria Ciudadana no es una amalgama de gente que “hala… hacia direcciones encontradas”. Eso dijeron desde el principio. Por eso predijeron que Victoria no duraría, que estallaría en mil pedazos, que no llegaría a primera. No fue lo que ocurrió, como sabemos.

En cuanto al tema planteado por Díaz Olivo, Victoria Ciudadana tiene una base compartida muy clara y sólida: se opone al neoliberalismo, a las recetas de capitalismo salvaje que proponen los fundamentalistas de mercado. Se opone, por tanto, a la política de privatización de servicios esenciales. Piensa que la salud, por ejemplo, es un derecho y no debe ser un negocio. Entiende que la experiencia en salud (y más recientemente en energía eléctrica) demuestra el fracaso de la privatización. Considera que además de la mala administración pública y la privatización existe una tercera alternativa: la eficiente y democrática administración pública, con participación laboral y ciudadana. Defiende los derechos laborales y rechaza las “reformas laborales” (como la de 2017) que los recortan. Considera que el desarrollo económico no puede impulsarse a costa del ambiente. Afirma que era y es necesario aumentar el salario mínimo, sobre todo cuando el costo de vida aumenta aceleradamente. Considera que hay que poner al pueblo antes que la deuda: que las deudas deben auditarse y pagarse solo lo que sea legal y legítimo y compatible con la recuperación del país. En este y otros temas el Victoria Ciudadana habla con una misma voz. Nadie está halando en “direcciones encontradas”. Vamos todos y todas en la misma dirección.

Pero el Movimiento Victoria Ciudadana también es diverso. Más allá de estos puntos compartidos pueden existir y existen distintas posiciones. No son antagónicas, aunque son distintas. Algunas personas piensan, por ejemplo, que para atender los problemas más graves que enfrentamos basta con reglamentar, regular, limitar el capitalismo. Otras personas piensan que es necesario abolirlo. Otras personas no tienen una opinión definida sobre el tema. Esas diferencias no nos impiden trabajar juntos en defensa de la gente y el ambiente. Esa lucha concreta no se debilita porque en ella participen personas con análisis o perspectivas distintas.

Quienes se definen como anticapitalistas o socialistas defienden los derechos laborales y el ambiente, por ejemplo. Pero para defender los derechos laborales y el ambiente no hay que ser socialista. Por eso podemos trabajar juntos unos y otros. Así también ocurre en muchas uniones, en muchos grupos ambientales, en muchas organizaciones de las mujeres o estudiantiles, en muchas asociaciones profesionales.

En fin, aunque se quiera sembrar confusión sobre esto, la realidad es sencilla: el Movimiento Victoria Ciudadana no es un movimiento anticapitalista ni socialista, pero en él participan personas que sí lo son. Trabajamos juntos por un programa compartido. Esto no es tan difícil de entender. La gente lo entiende, por eso Victoria sigue creciendo, como movimiento unitario y a la vez diverso y democrático.

Donativos