Un llamado a los medios de comunicación a detener la violencia machista en sus espacios

2024-01-27T13:46:00.000-04:00

Ante los ataques violentos del comentarista Jay Fonseca, Rosa Seguí exhorta a los medios de comunicación a que asuman su responsabilidad para erradicar este mal social.

San Juan, 27 de enero de 2024 - El pasado jueves, 25 de enero, la licenciada Rosa Seguí utilizó la plataforma de la X (antes Twitter) para expresarse en contra de la violencia de género, en respuesta al feminicidio de Linnette Morales Vázquez, de 30 años y a la masacre que ocurrió la noche del 24 de enero. Seguí, en respuesta a la noticia que informaba que Linnette tenía una orden de protección en contra de quien la asesinó, a las 8:52am escribió en su muro: “Nos matan teniendo ‘órdenes de protección’, encerradas en nuestras casas, en el supermercado, en espacios públicos, en todas partes. Exigimos poder respirar, ser libres. Queremos vivir. Ningún partido que defienda la vida puede negarse a la educación con perspectiva de género”. 

Estas fueron las únicas expresiones de Seguí durante ese día sobre este asunto. Sin embargo, Josué “Jay” Fonseca utilizó sus espacios radiales y televisivos para atacar a gritos a Seguí, con epítetos como “charlatana” e “irresponsable” en reiteradas ocasiones. Además, Fonseca dijo falsamente que Seguí había acusado a las legisladoras del partido Proyecto Dignidad de tener las manos manchadas de sangre.

“Lo que escribí en mi muro de la red social X está muy claro. Fonseca demuestra malicia real y un grave menosprecio por la verdad al lanzar su diatriba y atribuirme expresiones cuya falsedad conocía. WAPA TV y WKAQ 580 deberían exigir que los comentaristas que emplean se conduzcan éticamente. También deben evitar que sus comentaristas se expresen mendazmente y reproduzcan la violencia de género, sean estas expresiones motivadas por sus intereses políticos o comerciales”, expresó Seguí.  

Seguí señaló que “es evidente que Fonseca impulsa la ideología de la derecha más extrema, pero lo oculta e intenta proyectarse como si fuera objetivo, neutral. Por eso repite un estribillo vacío: los datos son los datos. Lo que ocurre es que esos datos en su caso son interpretados con un sesgo fundamentalista. No le tiembla la voz para tergiversar lo que dije, insultarme y atacarme porque soy una mujer que defiende posturas, propuestas e ideas abiertamente y que no caigo en el juego de ataques e insultos”. 

La candidata al senado por el Movimiento Victoria Ciudadana sostuvo ser “partidaria de la equidad, de la educación con perspectiva de género, de la defensa de los derechos humanos”. Por eso, añadió que “ante el odio, el prejuicio y la violencia de personas como Fonseca en las ondas radiales y televisivas propongo la empatía.”

Seguí indicó que “Fonseca se opone a la educación con perspectiva de género porque reconoce que su conducta será rechazada ampliamente si nuestra sociedad es educada con perspectiva de género”. 

La portavoz de Victoria Ciudadana rechazó que sus denuncias se interpreten como censura. “Me opongo a la censura, promuevo y defiendo la libertad de expresión y la libertad de prensa. Es preferible tolerar a figuras como Fonseca a que haya censura, pero estoy convencida de que en una sociedad en la que se eduque con perspectiva de género no habría espacio para discursos de odio como los de este comentarista. De hecho, su estridencia y su machismo chocan con los valores como la solidaridad y la empatía, aspectos centrales de cualquier currículo con perspectiva de género. La conducta de Fonseca es representativa de lo que tenemos que superar como sociedad. Como la mayoría de los agresores, demuestra cobardía. Me insulta gritando destempladamente en radio, pero es incapaz de invitarme a sus segmentos. También es incapaz de mostrar o citar mis expresiones escritas. Insisto en que los discursos de odio como los de Fonseca incitan crímenes de odio. De hecho, luego de los ataques violentos de Fonseca, he recibido amenazas en las redes sociales. Confío que las amenazas que he recibido a raíz de los ataques violentos y las mentiras expresadas por Fonseca no se materialicen. Sin embargo, cualquier otra amenaza o ataque que ponga en riesgo la seguridad o vida de mi familia y mía, será su responsabilidad”, concluyó.

Donativos